Espacio Cultural Iglesia de la Merced

La Iglesia de La Merced de Rancagua está ubicada en calle Cuevas N° 339, al norte de la Plaza de Los Héroes de la Capital Regional. Fue construida por la orden religiosa de Los Mercedarios, los que recibieron por parte del Cabildo los terrenos ubicados en la intersección de las calles Cuevas y Estado. Ahí, entre 1750 y 1754, se edificó la primera Iglesia del Convento de La Merced bajo el nombre de San Ramón Nonato, la que sería reemplazada por su nombre actual a fines del siglo XVIII.

La actual Iglesia cuenta con una planta rectangular de proporción 1:4. Los cimientos, al igual que otros templos de esta época, son de piedra bolón de río. Sus muros son de adobe y tienen 1,2 metros de espesor. La planta de la torre es cuadrada y una estructura octogonal de madera contiene las campanas con un chapitel curvo de ocho faldones forrados en cobre. El techo está cubierto con tejas de arcilla y cuenta con un envigado de madera en nudillos y pares que el cielo deja a la vista.

Actualmente, su interior ha sido despojado de los elementos decorativos que le fueran agregados a fines del siglo XIX, y presenta, además, muros lisos blancos, acordes con el estilo original de la construcción.

Debido a su importancia patrimonial y al valor que reviste para la ciudad y el país -pues sus muros resguardaron al ejército patriota en la batalla de 1814- este recinto religioso fue declarado Monumento Histórico el 11 de noviembre 1954.

Durante la década de 2000, y dada su larga data, la Iglesia presentó progresivos daños estructurales, los que concluyeron con la destrucción parcial de esta en el terremoto que afectó el centro sur de Chile el 27 de febrero de 2010. Actualmente el Templo no puede visitarse pues aún no se restaura. Por el momento, se está trabajando en un proyecto de recuperación integral que contempla las tareas de reconstrucción de la Iglesia, destinándose para ello más de dos mil millones de pesos del Gobierno Regional. En el proyecto está considerado rehabilitar tanto su estructura del templo, la Casa Parroquial y el noviciado, como los patios interiores y la plazoleta de su exterior.

X